5 ene 2010

Carta a los Reyes Magos

No pierdo nunca la ilusión de soñar, y hoy recordando uno de los días más felices de mi niñez creo que no debo perder la oportunidad de mandar mi carta a los Reyes Magos.
La fantasía envuelta detrás de esta maravillosa ilusión fue un elemento definitivo para crear mi hábito de soñar y creer en la posibilidad de materializar los sueños.
Es cierto que hace muchos años no escribía mis peticiones, pero tengo la extraña idea que esta noche, en este año, uno de esos increíbles Reyes Magos está ansioso por escuchar mi lista de deseos. Es el Rey Mago de los ojos verde mar, que con su cabello blanco plateado y espléndida sonrisa generosa me hace pensar que sí se cumplirán mis deseos.
De corazón he querido portarme bien, he tratado de ser buena persona en todos sentidos y he intentado ser una buena escritora pero sé que debo aplicarme mucho más. Y espero que el balance arroje un saldo positivo para poder ver así ir cumpliéndose cada uno de mis deseos en los próximos meses, no voy a decir años pero sé que debo ser paciente.

1. Un "Café Toscana" versión de lujo en región 4 y otras de ser posible (con todo lo que ello implica ;-)


2. Un "Sonidos bajo el Agua" (por lo menos la primera edición)


3. Un paquete de oportunidades (con instrucciones para elegir las más adecuadas)



4. Un muñeco de acción (no se malinterprete la descripción, bien podríamos decir un hombre, pero en esto de la lista de Reyes como que no cuadra) que tenga una mirada dulce, sonrisa de niño e incluya la versión musical de "Nada de nada" con dedicatoria personal


5. Una o dos rosas color salmón de vez en cuando.


6. Sorpresas, agradables desde luego.

7. Un viaje al otro lado del océano.

Tal vez sean ya demasiadas cosas pero para los Reyes Magos no hay límites, por lo cual pido también que no me falte la capacidad de soñar, ni las ganas de vivir y conquistar mis proyectos con pasión, y al hacerlo descifrar el sentido y propósito que en esta vida me ha tocado descubrir.


Si bien me extralimité para variar en cuanto al romanticismo de este post, cabe mencionar entonces que no encontré vehículo más adecuado para enviar mis peticiones al universo y que al igual que los globos se llevan las cartas de los pequeños al cielo, tal vez este post desaparezca después de ser absorbido por la energía mágica de las oportunidades exponenciales que nos brinda la red, cual globo internético.

5 comentarios:

marichuy dijo...

Mi querida Susana

¿Qué sería de nosotros, en este mundo tan falto de esperanza, violentado y extraviado, sin no tuviéramos ilusiones?

Me quedo con todos -qué poca decencia la mía, jeje- tus deseos. Caray, de verdad que nosotras transitamos, casi en paralelo, por ese delicado sendero de la melancolía soñadora.

Qué ganas, algún día te contaré, he tenido siempre de tener mi propio bistrot. Y qué enorme deseo de irme de viaje, lejos, allende los mares (no me quiero morir sin conocer Lisboa, Estambul Samarkanda y la Bretaña Francesa).

Te dejo un abrazo, un beso y mi sincero deseo de que tus peticiones a los Reyes... te sean cumplidas

Susana S dijo...

Pues que NOS sean mi querida Marichuy, si bien te quedas con todos mis deseos, que se nos cumplan todos y más.

Un grandísimo abrazo con el cariño de siempre.

Doctor Gurma dijo...

No le pedí nada a los Reyes, pero igual amanecí el 6 colmado de dicha y felicidad. Un abrazo querida Susi :) compartiendote mi regalo

Fernando dijo...

Veremos lo que se puede hacer para este año, querida Marichuy.
Fdo: Melchor.

Susana S dijo...

Dr Gurma:
Gracias por tan lindo y espléndido regalo.

Fernando, perdón digo Melchor:
Ah caray ahora también cumples deseos, pues me apunto caray!!!!