17 abr 2011

El tiempo, la más fuerte y frágil razón para sostener un sentimiento, a veces sirve para afianzarlo  y otras para destruirlo sepultándolo bajo el terrible peso de lo cotidiano.
Los ciclos en nuestra vida, son vueltas en el tiempo que dejan marcados los comienzos y finales, los primeros casi siempre cargados de optimismo y esperanza, los segundos acompañados en muchas ocasiones de gran tristeza, de duelos y dolores que van mermando la firme voluntad de creer de nuestra alma.

El tiempo arrastra nuestro convencimiento hasta desmoronar la intención de la voluntad, y después de arrollarnos a su paso, llegan los destellos momentáneos de nuevas ilusiones, del encanto que nos brindan los dulces enamoramientos y de las promesas que no se rompen sino hasta después de atentar con la preciosa libertad, que se enfrentan con los temores que no son capaces de superar un breve océano, o un inmenso paso adelante, y el tiempo que corre en cuenta atrás aniquilando de nuevo la esperanza, no cede.

Descubrí fracciones de instantes en la vida que pueden significar el tiempo más feliz y menos largo, que se van porque tal  vez aún no sea tiempo, y cuándo lo será...

Al final es tiempo lo que perdí o lo que gané soñando a tu lado, y hoy  quisiera saborear el comienzo de un nuevo tiempo sin que alcanzara a su final nunca más.
En el recuerdo de nuestro futuro espero que llegue nuestro tiempo.

4 comentarios:

Arii dijo...

Muy hermoso lo que escribes! Ya sigo tu blog :)

Susana S dijo...

Arii

Que bueno que te guste y gracias por pasar por aquí

Saludos

Evy dijo...

hola sigo ahora tu blog.
escribes bonito.
bueno con respecto a lo que escribiste, creo que nada de lo que uno hace en la vida es perdida de tiempo, no importa si tu amas más que el otro, lo importante es amar y no quedarse con la mala sensación que no hiciste nada...
ama con toda tu intensidad siempre, porque el amor es lo más bello que nos puede entregar la vida, porque siempre tendremos una oportunidad de amar, aunque sea al equivocado o al correcto...
por eso ama sin medida...

Susana S dijo...

Indudablemente compartimos el concepto de la intensidad, ya en mi siguiente post puedes comprobarlo, saludos y gracias por la visita