20 ago 2008

El valor de una sonrisa

Hoy me encontré sonriendo sin una causa aparente. Iba caminando por la calle, tal vez mi música que siempre me acompaña logró el efecto, o el ver a mi perrita que se menea tan coquetamente al caminar, dibujó esa expresión facial en mi rostro.
Lo curioso fue que la sonrisa se contagió, porque la mayoría de las personas que se encontraban de frente conmigo, sonrieron también.
Cuando esperé que el tráfico se detuviera para poder cruzar la calle, un amable joven detuvo su auto y con una sonrisa también, me cedió el paso, perdón, nos cedió el paso a Vainilla y a mí.
Esto sucedió hoy muy temprano, las nubes estaban todavía cubriendo la intensidad del sol, luego cuando éste finalmente se decidió a hacerlas a un lado, pude sentir su energía y sin darme cuenta, de nuevo estaba sonriendo.
Reconozco que hay algunos días en los que no encuentro mi sonrisa, como que se me pierde, pero cuando sale a relucir de nuevo, por una causa en particular o ninguna en específico, se vuelve un sol que irradia una vibración de energía positiva, que de la misma manera lucha con las nubes que se encuentran dispersas en el ambiente.
Creo que mi sonrisa viene desde adentro, porque hoy me siento muy bien.

Angels por Norah Jones

11 comentarios:

Exenio dijo...

Coincido contigo en el efecto "multiplicador" de las buenas obras/ejemplos; seguro que si seguimos sonriendo, cruzando las calles por las esquinas y, algunas otras cosas más, veremos "milagritos".

Claro, no es un esfuerzo simple y menos solitario, por el contrario; sin embargo, seguro que los resultados valen la pena :-D

Susana S dijo...

Así es mi querido Exenio:
Por algún lugar hay que empezar, aunque desgraciadamente no toda la gente está abierta, incluso a recibir una sonrisa gratuita.

Te mando muchas :-D s

Fernando dijo...

Y si esa sonrisa es con música de la Jones, es más hermosa todavía.
Sencilla y hermosa crónica de un buen día.
Un beso.

Susana S dijo...

Fernando:
A veces los detalles más sencillos son los que llenan en nuestra vida los vacíos más grandes.
Una sonrisa, una canción, una nota de agradecimiento, o un espresso con cardamomo para variar, tan breves y significativos.

Un beso para ti también.

Coro dijo...

:)

Saludos

mafalda dijo...

.....

Hola.

Te envío un fuerte abrazo...¡ah! y una sincera sonrisa... sin pose ¿eh?

Mafalda

Susana S dijo...

A Coro y Mafalda:

Una gran :D con mucho cariño

sinceramente de su amiga

mafalda dijo...

...

Un saludo afectuoso.
También te envían Mara y Ale.

Mafalda

Eleonai dijo...

Una sonrisa es como el Sol. Todo se ilumina, todo es de color.

Susana S dijo...

Eleonai:
Hay que buscar esa sonrisa color dorado con empeño, en cada pretexto del día, para iluminar lo que puede verse sombrío o para redundar en lo que ya está iluminado.
Te regalo una :) gracias por compartir

Doctor Gurma dijo...

Todo un amargoso, antisacarinoso y completamente alejado de cualquier formulismo, es un placer coincidir contigo Susi y añadir efectos terapéuticos a sonreir. Besos y abrazos sonrientes para ti.